miércoles, 20 de junio de 2018

Inducción al Estado Regresivo Anatheorético (IERA)


Resultado de imagen de anateoresis

IERA (Inducción al Estado Regresivo Anatheorético) es una relajación simple pero  profunda en la que induce los ritmos theta  para realizar las sesiones regresivas.
La diferencia fundamental entre el método empleado por Anatheóresis y el que emplea la hipnosis en general, es que el paciente no pierde la consciencia en ningún momento —por tanto puede salir cuando quiera de dicho estado— y además no genera amnesia posthipnótica.

Dicho estado se consigue mediante una relajación profunda, al llevar al sujeto, a la banda de ondas cerebrales theta. Banda relacionada esencialmente con el Hipocampo (Sistema Límbico), y por tanto con la mente emocional.
Los estados con ritmos theta en la vida de un adulto, solo se producen naturalmente en la transición entre el sueño y la vigilia y entre el ciclo dormir-soñar.
El estado hipnagógico cuando vamos a dormirnos y al comienzo del ciclo dormir-soñar y el estado hipnopómpico cuando estamos despertando y al final del ciclo dormir-soñar.

Al situar al sujeto en dicho estado, se consigue fundamentalmente que se produzca una sincronización hemisférica.

Esta sincronización,  es esencial para poder buscar y sacar a la luz de la conciencia, aquello que le dañó en su día, y que le sigue dañando en la actualidad.
En dicho estado, el sujeto, no solo es capaz de visualizar, sino de vivenciar -ver y sentir- las situaciones que le provocaron los impactos traumáticos.

Los Drs. Elmer Green (descubridor del biofeedback) y Alice Green, encontraron que la banda theta, está asociada a un estado profundamente interiorizado con un aquietamiento del cuerpo, permitiendo entonces que imágenes o eventos emerjan a la conciencia en forma de memoria hipnagógica. (Green, 1989)

Básicamente lo que se produce es un estado de relax, de pasividad tranquila,  de no pensar. Este estado de conciencia abierta, contemplativa, que  permite ver sin estar centrado en un punto determinado.  Y  un estado de concentración, cuando surge algo que el sujeto interpreta como decisivo, donde concentra toda su atención y energía.
Las ondas Theta, son las que se encuentra en los estados de meditación (hay estudios hechos en yoguis, meditadores muy experimentados con más de 30 años de práctica, que logran entrar en la banda theta,  en un estado altamente gratificante, con una mente mucho más clara, más creativa, más abierta y enlazada al inconsciente).

En dicho estado, el sujeto no pierde la conciencia, por lo que su mente racional sigue activa aunque muy atenuada, lo que es necesario para poder procesar, que las emociones implicadas en las situaciones anteriores, son análogas a las que sufre en el presente y que finalmente son las que le producen las distintas disfunciones.

Básicamente lo que se ocurre en dicha situación, es una armonización hemisférica, donde lo emocional surge y lo racional comprende. Comprendiendo de forma visceral, metabolizando lo entendido, sintiéndolo.

Comprender, en definitiva, es saber -sintiéndolo con la mente y con el cuerpo-, siendo ya eso que se ha comprendido. Joaquín Grau

El psiquiatra Charles Stroebel, descubridor de la sincronización cerebral., constató que nuestro cerebro enfoca las tareas cotidianas funcionando con un cerebro lateralizado, y así percibimos la realidad de forma escindida, pero al alcanzar el estado de sincronización, usamos el potencial de los hemisferios unificados, lo que supone una mayor capacidad cerebral, una visión distinta del mundo y la apertura de una forma diferente de pensamiento. (Stroebel, 1983)

No existe hipnosis profunda, por tanto nada se le impone a la persona, ni este genera amnesia poshipnótica -esencial en la terapia anatheorética-, puesto que es primordial que la persona reconozca a la luz de la conciencia, los impactos traumáticos emocionales inducidos por las situaciones concretas que ocurrieron en su vida.

También es necesario que el paciente no pierda la conciencia, porque el terapeuta debe mantener con él un diálogo  Anatheorético, que es un diálogo con la mente emocional del paciente, respetando las características del hemisferio derecho.


Libro ''Tratado teórico-práctico de Anatheóresis. Las claves de la enfermedad'' (J.Grau, 1996).





martes, 15 de mayo de 2018

Anatheóresis. Las causas profundas de la enfermedad

Conferencia de Fernando Martínez  Amaya
Psicoterapeuta Transpersonal
Arquitecto e Ingeniero
www.anatheoresismadrid.com









Juana María Martinez Camacho

Terapeuta Transpersonal
                                                             Especialista en Bioneuroemoción
                                                           Facilitadora Internacional CMR (Liberación de la Memoria Celular)                           
                             Anatheóresis (Psicoterapia Regresiva Perceptiva)


                              
Consultas y cita previa al 653-936-074

www.centroelim.org




lunes, 30 de abril de 2018

¿Cómo podríamos resumir, la técnica curativa Anatheorética?



Imagen relacionada

El terapeuta lo que hace es llevar al paciente al estado IERA, es decir, a una relajación en la que sus ritmos cerebrales se hallan en la banda de frecuencia de los 4 Hz. 
Luego, le efectúa una regresión, para entendernos, viajando mentalmente hacia el pasado, induciéndole a situarse en algún acontecimiento de su pasado que, probablemente, a nivel consciente tiene bloqueado. 
Y, entonces, le hace vivenciarlo; no visualizarlo, sino vivenciarlo, con toda su carga emotiva, con toda su carga energética, para liberarla y, simultáneamente, comprenderla gracias al estado en el que se encuentra, con el consciente y el subconsciente simultáneamente abiertos y trasvasándose información, lo que no es posible en el estado beta, en el estado de vigilia. 
E insisto en que vivenciar es descender a la banda baja de nuestra metafórica cinta de grabaciones mentales para extraer de ella las cargas emocionales vivas, de cúmulos de traumas analógicos que mantienen toda la carga energética emotiva de los hechos concretos, de lo que ocurrió -sin interpretación alguna- y que, por tanto, fue la auténtica causa del daño.
La vivencia es el hecho real -con toda su energía emocional- que se encuentra por debajo del recuerdo que de ese hecho hemos formado al compensarlo. 
Vivenciar, por tanto, no es un ejercicio que nos permita fantasear; cuando se vivencia, sólo puede autoproyectarse el hecho concreto vivido, con toda su realidad energética emocional. Vivenciación que, por un lado, desbloquea energéticamente al paciente y, por otro, le permite comprender lo que le originó el trauma y, por ende, disolverlo.



¿Con  Anatheóresis se puede tratar cualquier enfermedad....?

Con anatheóresis se puede tratar cualquier enfermedad. Y no digo que lo cura todo, sino que todo puede intentarse siempre que el paciente esté dispuesto a ello.
A fin de cuentas, se trata sólo de establecer una adecuada comunicación, primero, entre el terapeuta y el paciente, luego, del paciente consigo mismo y, posteriormente, con los demás.

La enfermedad no es más que una manifestación de las emociones patológicas. Por eso en Anatheóresis no se curan enfermedades, sino a enfermos.... 


¿Hasta qué punto es efectiva la terapia?

 Anatheóresis está avalada por un altísimo porcentaje de curaciones en casos que no pudo resolver la medicina convencional. Y esto -de lo que pueden dar testimonio numerosos profesionales de la salud, entre ellos médicos y psicólogos que practican la terapia-, bastaría ya para acreditarla. 
Además, la teoría en que se sustenta está siendo ahora respaldada por los últimos descubrimientos de la neurociencia y por las más recientes tesis de la Psicología Transpersonal.

Extracto de Enrevista a J. Grau (revista Discovery DSalud)




lunes, 23 de abril de 2018

¿Cuál es la diferencia básica de Anatheóresis con la hipnosis y la sofrosis?


Ya en 1878 el gran neurólogo Jean Martin Charcot explicó que hay distintos grados de hipnosis y que cada uno de ellos se traduce en una forma de percibir la realidad y, en consecuencia, de reaccionar ante los estímulos. 

Por tanto, es un problema de gradación, pero la relajación es hipnosis, como hipnosis es también la sofronización; lo que las distingue es sólo el grado de profundidad hipnótica. 
Y la diferencia básica con la hipnosis profunda es que en ésta el paciente pierde la conciencia -que es sólo un estado de amnesia-, mientras que en la relajación y en la sofrosis no ocurre así y el paciente permanece consciente. 
En Anatheóresis, además, se le lleva siempre a un ritmo cerebral determinado, a 4 Hz. de frecuencia, en el umbral de la pérdida de consciencia pero evitando que ésta se produzca. 


¿Y por qué realizar la terapia exactamente a esa frecuencia y no a otra? 

Porque mis investigaciones experimentales me llevaron a comprobar, con los años, que el ritmo de 4 Hz. era la llave que abría la cámara acorazada del hemisferio cerebral derecho y permitía vivenciar y diluir los daños acumulados a lo largo de la etapa de gestación, nacimiento y primeros años de vida de todo ser humano. 
Constatando, además, que era sumamente fácil llevar a un paciente a esos 4 Hz., que bastaba casi una simple relajación profunda. Y cuando descubrí, hace ya más de veinte años, la forma de inducir a un paciente a 4 Hz. sin que se durmiera, varios científicos convencionales me dijeron que eso era imposible ya que esa frecuencia reproducía el estado hipnagógico y ello suponía, inevitablemente, entrar en el estado de sueño fisiológico. 

Hubo  que esperar a que la tecnología pusiera a punto sofisticados electroestimuladores para que la neurociencia descubriera que, en efecto, estar con altos trenes de ondas theta básicas,  no supone necesariamente entrar en el sueño, así como para descubrir que ésa es la frecuencia cerebral que mejor permite revivir acontecimientos de la infancia e, incluso, anteriores. 
En suma, que hoy la neurociencia ha corroborado lo que hace veinte años ya venía diciendo. En fin, más vale tarde que nunca. 

Joaquin Grau (entrevista en Discovery Salud)

viernes, 6 de abril de 2018

¿En qué se diferencia Anatheóresis de las restantes técnicas regresivas?


Resultado de imagen de psicoterapia perceptiva regresiva

Anatheóresis es una técnica regresiva en el sentido que ayuda en la búsqueda de acontecimientos traumáticos y gratificantes ocurridos durante su estancia en el útero materno o en su etapa infantil hasta los siete a doce años para, a partir de ahí, proceder a la curación del daño que le acompaña. 

Joaquín Grau decía que vivimos en una cárcel perceptiva. Y es así, porque además de la limitación física propia de nuestros sentidos, nuestro cerebro filtra lo percibido según lo que ya tiene almacenado. 

La diferencia principal de Anatheóresis con las demás técnicas regresivas es que se trata de una terapia perceptiva, siendo así la única terapia auténticamente perceptiva que existe actualmente, de hecho, consigue acercarse mucho a los tempranos estadios de percepción que se desarrollaban, incluso, antes del nacimiento. Gracias a esta característica, Anatheóresis es capaz de distinguir entre la percepción analógica correspondiente al hemisferio cerebral derecho, en el que se encuentran las ondas delta, theta y alfa, de la percepción casual que encontramos en el hemisferio cerebral izquierdo, donde adquiere una mayor relevancia las ondas beta. 

Asimismo, los anatheorólogos trabajan con una forma analógica de dialogar con el paciente, puesto que al tratarse de una terapia perceptiva, esta tiene en cuenta que todo humano carece de una percepción casual en su fase de nonato cuando se encuentra en el útero materno y que poco a poco va madurando esta percepción durante su infancia. 

Otro aspecto que diferencia Anatheóresis de otras técnicas regresivas es que con esta terapia se trabaja sobre los ritmos de ondas Theta, es decir, un estado en el que no llegamos a estar dormidos, por lo que somos conscientes en todo momento de lo que nos ocurre pero, a la vez, se puede revivir acontecimientos muy tempranos en los que nuestra percepción era muy diferente de la actual. 

Joaquín Grau, el creador de la terapia Anatheóresis, consiguió gracias a su estudio que los pacientes se encuentren en un estado relajado denominado Inducción al Estado Regresivo Anatheórico -IERA- marcando una diferencia con las demás técnicas.


sábado, 17 de marzo de 2018

Fundamentos cientificos de Anatheóresis


Resultado de imagen de perinatal

Anatheóresis, apoya su teoría y práctica en cuatro premisas básicas, sobre las que ha construido su cuerpo doctrinal, cimentadas en su experiencia clínica y en postulados científicos:

1. El ser humano tiene algún tipo de percepción durante su etapa intrauterina y en el parto.

2. La enfermedad es producida por los impactos traumáticos emocionales en el periodo intrauterino, en el parto y en la niñez, desde el nacimiento hasta los 7 a 12 años aproximadamente. Es decir, la enfermedad tiene un origen psiquico.

3. Ello se produce, precisamente, por la lateralidad de nuestro cerebro, al no reconocer el HI la información procedente de esos primeros periodos de vida, que queda embolsada y escondida en el HD.

4. Esa información puede ser sacada a la luz de la conciencia del sujeto, a través de regresión de edad, por una sincronización hemisférica mediante la inducción a determinados estados no ordinarios de conciencia.


Unidad mente cuerpo

Para anatheóresis no existe separación entre psique y organismo, considera al ser humano como una unidad que interacciona globalmente ante cualquier información procedente del entorno.
Es más, para cualquier actividad psíquica, sea consciente o inconsciente, se produce una inmediata correlación orgánica. Y si esta actividad psíquica es dañina, también lo será para el organismo, ya sea de forma inmediata o en un futuro.

Aunque actualmente, la medicina ortodoxa y tradicional, no asume ni aplica el supuesto de que mente y cuerpo están profundamente interrelacionados, la experimentación científica revela todo lo contrario.

Ya antes de la llegada de la revolución científica moderna, considerada alrededor de las tres grandes teorías (biología darwinista, física newtoniana y pensamiento cartesiano), prácticamente todas las grandes medicinas y pensadores anteriores, estimaban inseparables mente y cuerpo; Medicina Tradicional China, Ayurveda Hindú, Hipócrates, Aristóteles, Galeno, Juvenal, Sir Francis Bacon, etc.

Pero a finales del siglo XIX y principios del XX, empezaron a oírse voces muy significativas, que comenzaron a teorizar sobre la posibilidad de que el organismo tuviera una íntima relación con la psique, Freud, Pasteur, Walter Cannon, etc. Avanzado el siglo XX, el fisiólogo Hans Selye, en 1936, introdujo el concepto de estrés, formulando el Síndrome General de Adaptación. En los años 60, George F. Solomon, profesor emérito de Psiquiatría y Ciencias Conductuales de la Universidad de California, explora las relaciones entre estrés, emoción, alteraciones inmunológicas y enfermedad física y metal. Definiendo por primera vez la Psicoinmunología junto con Rudolf Moss.

Finalmente, en 1975, se acuña el término Psiconeuroinmunología (PNI), como resultado de un experimento realizado en la Universidad de Rochester por parte de Robert Adler (psicólogo) y Nicholas Cohen (inmunólogo), que confirmaba el supuesto.

En 1981, Adler, Cohen y David Felten, editan el libro ''Psychoneuroimmunology'', en el que se detalla la íntima relación entre cerebro y sistema inmune. (Adler, Felten, Cohen, 2006)
Y en 1985, de la recopilación de una serie de trabajos históricos se produce la ''Fundación Científica de la Psiconeuroinmunología'', plasmándose en la edición del libro ''Foundations of Psychoneuroimmunology''. (Locke et all, 1985)

La PNI, ha demostrado y demuestra con cada experimento, la íntima relación entre psique y organismo. Y no solo se ha demostrado que las emociones inciden en las respuestas fisiológicas, sino que el circuito también funciona al revés. (Lipton, 2010)

Igualmente son muy numerosos los estudios sobre diversas alteraciones psíquicas y su influencia dañina en el organismo, por ejemplo el estrés, la ansiedad y la angustia producidos por diversos factores psicosociales; el luto, la separación o divorcio, el desempleo y los exámenes académicos. (Orjuela y otros)

También clarificadores, han sido los trabajos sobre el efecto placebo (Moseley, 2002) y nocebo (Ikemi, and Nakagawa, 1962). Solo entre 1997 y 2001 se realizaron unos 10.000 estudios, que afirmaban la interacción mente cuerpo. (García Mac Dougall, 2001)

Incluso ampliamente estudiado, ha sido la incidencia positiva en el organismo de diversas técnicas como la meditación, la concentración y la relajación (Infante de la Torre, 1995).

Como también, muy numerosos, los estudios sobre los efectos de medicinas y terapias alternativas, por lo que el propio Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, creó en 1992, una oficina específica para realizar dichos estudios, formando parte del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (DHHS), el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM).

Por tanto, el que la medicina ortodoxa actual no trabaje con este supuesto, no se debe, como se puede comprobar, a la falta de argumentos científicos.

www.grau.anatheoresis.com



VER MAS EN EL APARTADO GÉNESIS PSÍQUICA DE LA ENFERMEDAD






Inducción al Estado Regresivo Anatheorético (IERA)

IERA (Inducción al Estado Regresivo Anatheorético) es una relajación simple pero  profunda en la que induce los ritmos theta  para rea...